viernes, 25 de mayo de 2012

Divagaciones sobre la lectura

Desde hace cierto tiempo me he preguntado porqué aquellos libros de superación personal son de esas cosas que entran como virus al mercado, se propagan y venden de una manera que yo todavía no entiendo. Sabiendo de antemano que este no es un país que se caracterice por una cantidad de lectores numerosa  por así  decirlo, malviajando sobre el asunto llego a una conclusión que si bien, no tengo idea de lo acertada que pueda ser:

Los libros de superación pueden resultar como una especie de guía/manualdelusuariodesesperado, libros que cualquier persona escribe en base a alguna situación en su vida/divagación extraña sobre la esencia de la vida/como ud quiera llamarle  que cree que debe enseñar a otros y hacerse millonario con la estupidez y desorientación de los demás aunque realmente no tiene un sustento científico en la mayoría de los casos. (y es entonces cuando la palabra "ciencia" retumba en los oídos de la gente como si se tratara de una película de terror).  Aquí lo que me dejó pensando es en esa noción de quienes los compran... por un momento se me figura una conversación como muchas que mis oídos han presenciado:

Señora 1
Señora 2

S1: -Mana, fíjate que me encontré un libro bueníiiiiiiiiiiiiiiiisimo sobre cómo soltar las cosas del pasado-
S2: -En serio Mana? pues luego me dices cómo se llama para comprarlo-

Regresando al asunto, pienso seriamente en esa noción de los compradores del libro aquél, ¿acaso necesitan que muchísimas páginas les digan lo que tienen que hacer?, ¿acaso es que no pueden usar el sentido común? es entonces cuando suelen aplicar el "principio" del libro "maravilla" en sus vidas aunque después se de cuenta de que sus vidas siguen iguales 


Pero... realmente los que leen por gusto una diversidad de autores... ¿aplican lo que leen?

Obviamente no hablo de aplicar un crimen implícito en una novela de ficción, pero si me refiero a que el autor escribe algo que sale de su cabeza y talvez quiera dar un mensaje a quien se toma el tiempo gustoso de leer lo que se escribe, es decir, el mensaje que lleva implícito lo escrito es lo que deja aquello de leer...

Sin embargo, nos topamos con aquellos que leen por intentar sentirse superiores y que saben demasiado de una cosa, pero cuando llega una situación complicada se bloquean... (obvio que no generalizo) y entonces uno se pregunta ¿Dónde quedó aquel conocimiento que han adquirido de los libros? o que decir de quienes presumen haber leído por montones y sólo se dedican a recitar citas cuyo contenido ni siquiera son capaces de comprender, pero juran y perjuran que su cultura es extensa...

Con ello NO digo que sólo lean libros de superación personal porque a decir verdad no los apruebo, sin embargo, leer es algo que implica no sólo mover los ojos de un lado a otro, leer es una actividad que incita al pensar... talvez ese sería el mensaje implícito de lo que escribo ahora... tampoco leer es dejar lo que evocan las letras en el papel, si algo que uno lee le enseña o se aprende más de aquella lectura que puede parecer insignificante entonces aplicarla, sino para qué hacerlo?  

El problema es que se han acostumbrado a que la audio-visión les ha dado tanto, que se olvidan de utilizar otros recursos para aprender cosas, esque se han acostumbrado al menor esfuerzo...


PD. Tenía la idea de grabar esto en audio... pero sinceramente así estuvo mejor.


martes, 15 de mayo de 2012

Sobre estar detrás del escritorio...

Recuerdo aquellos tiempos en que fui alumna de manera académica...

Justamente hoy se me hicieron más presentes que nunca y con el paso del tiempo en que me convertí en docente entendí todas esas cosas que uno logra ver cuando se pasa detràs del escritorio...

La verdad es que la docencia es algo complejo cuando reside en el aspecto vocacional, con complejo me refiero precisamente a que, quien ama lo que hace investiga, se informa, e inclusive crea...

Ser profesor no nada más es recitar un temario de materia, no es sólo transmitir ( o para algunos, presumirlo) lo que sabe, sino lo interesante del tema es lograr que el alumno verdaderamente aprenda y comprenda que ese temario que sirve de esquema en el tiempo de clases le dejará cierta utilidad en la vida cotidiana...

Ahi reside la complejidad de quien enseña. Y el logro más bueno es que alguien bajo esa enseñanza pueda aplicarlo en algo. Fomentar el interés de las materias complejas en un grupo de estudiantes es algo que lleva mucho pensar de por medio (para quien realmente le interesa hacerlo) sobretodo si se trata de una materia complicada de ciencia.

Tristemente mucho del desinterés en materias de ciencias reside en la forma de enseñar del profesor, que muchas veces sabe un chingo de la materia pero no sabe como lograr el interés hacia la materia o de plano tampoco sabe como explicarla, pero es tanto y tan grande el ego que les brinda su conocimiento, que se les olvida porqué estan ahí dando clases.

Aveces al docente se le olvida que el alumno también tiene opinión, habla, respira, mienta madres y es un ser humano que cuestiona cosas, aun así hay docentes que insisten en que dan clases a las piedras y no toman en cuenta la cualidad de humanos/edades de las personas que les escuchan en aras de aprender... O pasar la materia porque deben hacerlo.

Hay quienes aman lo que hacen y otros que sólo lo hacen por hacerlo...
En fin... Feliz día del maestro!!!