lunes, 7 de noviembre de 2011

Sobre muertos...

Uno recuerda a los seres que ama sin querer, esque aveces las vivencias son aquello que vale más en ese silencio en que, quienes ya se han ido se han quedado apretados en la mente de quien les evoca...

Cómo regresar ese tiempo que alguna vez fue..?

La muerte es así, tan súbita...
Tan tajante y tan silente...

No es la caja mortuoria donde yacen los restos, es la ausencia mortal, la misma que nos deja la añoranza tremenda de lo que jamás hicimos, pero que al darnos cuenta de ella deseamos pensando siempre en ese "¿Qué habría dicho/hecho/ el/ella?"

Una pregunta sin ninguna respuesta mas que el silencio, el quedarse consigo mismo para responder al acertijo...

Y entonces la ausencia?

Es el pretexto el extrañar, para no reconocer lo que no haz hecho contigo mismo, anhelar y buscar en la soledad que deja la partida de otros, la debilidad y la fuerza de nosotros mismos...

Hace un tiempo dejé de extrañar, porque comprendi que tengo mucho que hacer con los vivos, en vez de llorar y evitarle el descanso a los muertos...

2 comentarios:

  1. Muy buena reflexión, creo que una cosa es siempre recordarlos pero no estar pensado que harían ellos, no sé tal vez depende la persona que se fue, pero es verdad hay más cosas que hacer y sentir por los vivos

    saludotes

    ResponderEliminar
  2. Asi es, hace mucho entendi que no puedes clavarte en la ausencia, porque siempre hay un dejo de presencia en quien se va

    ResponderEliminar